Conocer Nuestro Territorio es Construir Paz: Jóvenes Montemarianos Mapean el Arroyo Palenquillo

Conocer Nuestro Territorio es Construir Paz: Jóvenes Montemarianos Mapean el Arroyo Palenquillos

por Jose Ortega, Leiver Martínez, Berkin Hernández y Neiver Tapia, Vigías Ecológicas

publicado el 16 de diciembre, 2016.

No me puedo sacar de la cabeza la transformación del Palenquillo al entrar al pueblo es como si hubiese esta en otro arroyo, eso quisiera yo, pero no, la realidad es otra y el estado del arroyo también. Que tristeza ver como esta de contaminado el arroyo a lado del pueblo. Pero las personas están tranquilas como si nada estuviera pasando. No se imaginan el daño que ellos mismos están causando, acabando con el Palenquillo, acabando con el agua, acabando la flora y acabando la fauna. Pero lo más triste acabando con ellos mismos.”
– José Ortega Niño, 4 noviembre 2016, diario de campo

Entre el 31 de octubre 2016 y el 18 de noviembre 2016, nosotros, los Jóvenes Provocadores de Paz hicimos un recorrido del Arroyo Palenquillo. Con el apoyo de 6 comunidades donde el Palenquillo cruza – Tesoro, Cauca, Macayepo, Berruguita, Cacique y Aguacate – logramos a documentar el estado actual de uno de los arroyos más importante para la vida cotidiana de nosotros, como campesinos.

untitled

El agua del Arroyo Palenquillo es fundamental para la agricultura, para los animales, para cocinar, para alimentarse, para bañarse, para recrearse y disfrutar nuestro territorio – en cortas palabras, el agua es vida. El Arroyo Palenquillo también es hábitat para muchas especies únicas de nuestro territorio: el mono titi, los tucanes, iguanas, ardillas, monos aulladores, monos titis, culebras y loros, etc. Además, hay flores heliconias, plantas medicinales y arboles ancestrales: la Ceiba, el Caracolí y el Suan y estos solo son unos de tantos que hay. Para nosotros, es nuestro patrimonio. Por eso, es necesario conocer el Arroyo para saber el estado actual en que se encuentra e identificar como podemos seguir cuidándolo.

img_0498

En este recorrido, descubrimos que, por la contaminación, la extracción de materiales, la tala indiscriminada y el mal uso del agua hay ciertas partes del Palenquillo que está, hoy en día, en peligro. En los 15 días que caminamos por el arroyo, encontramos dos vistas diferentes, como si fuera dos arroyos distintos.

Empezamos en la Cueva de Murciélagos con el apoyo de Señor Marcos y su hijo Jesús, dos personas con un conocimiento profundo del nacedero del Arroyo Palenquillo. Caminando dos horas desde la vereda más alta, el Tesoro, llegamos a la Cueva, donde nace el Palenquillo. La Cueva es grande, incluso que caminamos hasta 20 metros adentro de este inmenso sitio natural. El nombre de la cueva refleja la verdad: había muchos murciélagos volando arriba de los pozos subterráneos que son los nacederos del Palenquillo.

untitled-2

Desde allí el agua baja subterráneo 300 metros hasta llegar a la Poza Azul, el tesoro del Tesoro. Sin duda, el agua es muy azul. La profundidad es incalculable ya que se tragó un enorme árbol de zapote y no se puede ver. Es una poza encantada. Según la leyenda, un día, una mujer salió peinándose con peine de oro y se metió adentro de la poza y más nunca la han vuelto a ver. Nunca se seca. Otro misterio es que se crece 3 o 4 veces al año sin llover. Los espíritus viven adentro de la poza.

untitled-4

Conocer el arroyo es conocer la memoria, nuestra historia y los lugares encantadores. En la primera semana, cuando caminamos la cabecera, pasamos cascadas claras, pozas profundas y una inmensa especie de flora. Vimos cuatro manadas de micos titis – una especie emblemático de la Montaña que hoy en día está en vía de extinción. Nos orgullece saber que todavía contamos con un arroyo puro, muy rico en árboles, agua y animales.

untitled-5

Mientras caminando, marcamos con la GPS los puntos donde encontramos las pozas, las especies de animales, la erosión, la flora y la presencia humana. Tomamos muestras de agua cada dos kilómetros y cada 500 metros documentamos la profundidad, la corriente y la claridad de nuestro Palenquillo. Caminamos con consciencia, observando todo lo que estaba alrededor y adentro del Palenquillo.

img_2440

img_2556untitled-6En la segunda semana del recorrido, empezamos a ver que hay bastante contaminación desde el pueblo hacia abajo. Tampoco, no hay casi arboles protegiendo el arroyo. Por falta de árboles, los poco que están, se están cayendo porque son demasiado pocos para suportar la fuerte corriente del arroyo. También vimos que hay desvíos del arroyo causado por falta de árboles. Nos sentimos muy triste al ver cómo estamos destruyendo el arroyo. Por la falta de trabajo y acceso a tierra, algunos nos explicaron que hoy en día están extrayendo arena, aunque no quieran. Creemos que estamos haciendo un bien, pero no nos imaginamos las consecuencias que esto puede tener. Todo está vinculado: el arroyo, los árboles, el suelo, la flora y fauna, la vida humana. Todos necesitamos esto para sobrevivir.

img_3614

untitled-9

Vivimos el arroyo en carne propia: lo vimos con nuestros ojos, lo sentimos, lo pisamos, nos bañamos en sus ricas pozas. También vivimos su dolor, la contaminación, la erosión, la caída de los árboles. Con la documentación que hicimos tenemos nuevos aprendizajes, historias, memorias y una herramienta para concientizarnos a nosotros mismos que debemos cuidar lo nuestro, que no pensemos en hoy sino en la mañana donde vivirán nuestros hijos.

untitled-11

untitled-10

Pueden leer mas sobre la campaña en este pagina: https://www.generosity.com/community-fundraising/peacebuilding-and-stream-restoration-in-colombia

Estos jóvenes necesitan su apoyo para poder elaborar los mapas de los arroyos en sus cuatro comunidades. Si usted está interesado en apoyar esta iniciativa, agradecemos sus donaciones. Si está interesado pero no cuenta con los medios para donar, puede apoyarnos compartiendo esta iniciativa a través de las redes sociales.